Oración a San José

Oración a San José Patrón y Custodio de las familias cristianas. San José fue el guardián providencial de la Sagrada Familia. A él podemos confiar todas nuestras familias, con la mayor certeza de ser satisfechos en todas nuestras necesidades.

Es el hombre justo y fiel (Mt 1,19) a quien Dios ha puesto como guardián de su casa, como guía y apoyo de Jesús y María: tanto más protegerá a nuestras familias si se las confiamos y si lo invocamos con verdadero corazón.

 

“Cualquier gracia que se le pida a San José será ciertamente concedida, quien quiera creer tratará de persuadirlo”, dijo Santa Teresa de Ávila. “Tomé al glorioso San José como mi abogado y patrón y me recomendé fervientemente a él. Este mi padre y protector me ayudó en las necesidades en las que me encontraba y en muchas otras más serias, en las que mi honor y la salud del alma estaban en juego. Vi que su ayuda fue siempre mayor de lo que yo esperaba…”

Es difícil dudar de ello, si pensamos que entre todos los santos el humilde carpintero de Nazaret es el más cercano a Jesús y María: estuvo en la tierra, y más aún en el cielo.

Las gracias que uno obtiene de Dios al recurrir a San José son verdaderamente innumerables.

Patrón universal de la Iglesia a instancias del Papa Pío IX, también es conocido como el patrón de los trabajadores, así como de las almas moribundas y purgantes, pero su patronato se extiende a todas las necesidades, a todas las peticiones.

Es ciertamente el digno y poderoso protector de toda familia cristiana, como lo fue de la Sagrada Familia.

 

El Sumo Pontífice Pío IX con Rescripto del Secretariado de Brevi, en junio de 1855 concedió a todos los fieles que dedicaran todo el mes de marzo en honor del glorioso Patriarca San José: 300 días de indulgencia en cada día del mes y la Plenaria en un día a voluntad, en el que los verdaderamente arrepentidos, confesados y comunicados orarán según la mente de Su Santidad.

Dichas Indulgencias son concedidas por el mismo Pontífice también a aquellos que, impedidos legítimamente en el mes de marzo, dediquen otro mes cualquiera en honor del mismo Santo Patriarca.

En Memoria a San José

Recuerda, oh gloriosa Esposa de la Virgen María o mi más dulce protector San José, que nadie te oyó nunca invocar tu protección y pedir tu ayuda sin ser consolado por ti. Con esta confianza me presento ante usted y me recomiendo fervientemente. No desprecies mis oraciones, oh Padre adoptivo del Redentor, pero recíbelas con lástima y escúchalas. Que así sea.

Oración a San José
Oración a San José

 

Oración a San José Para Vender Una Casa

¡Oh bendito San José!

Tú que enseñaste a Nuestro Señor
la profesión de carpintero y te aseguraste de
que siempre tuviera una vivienda adecuada,
escucha con atención mi súplica.

Quiero que me ayudes ahora como has ayudado a tu hijo adoptivo Jesús, y cómo has ayudado a muchos otros en asuntos de vivienda.

Me gustaría vender esta [casa / propiedad] de manera
rápida, fácil y rentable
y, por favor, conceda mi deseo
y tráigame un comprador bueno,
entusiasta, obediente y honesto
y asegúrese de que nada se interponga en
el camino de la rápida conclusión de la venta.

Querido San José,
sé que harías esto por mí por
la bondad de tu corazón
y en tu debido tiempo,
pero mi necesidad es muy grande ahora
y por lo tanto debo darte prisa en mi nombre.

San José,
estoy en una posición difícil con mi cabeza en tinieblas
y tú sufres como sufrió Nuestro Señor,
hasta que esta [casa / propiedad] sea vendida.

Entonces, San José, te juro
ante la cruz y Dios Todopoderoso,
que te redimiré y recibirás mi gratitud
y un lugar de honor en mi casa.

Amén.

 

ORACIÓN A SAN JOSÉ

El 4 de febrero de 1877, Pío IX concedió 300 días de indulgencia,

una vez al día, a quien lo recite con un corazón arrepentido y devoto.

Oh glorioso San José, Padre y Protector de las Vírgenes, Fiel Guardián a quien Dios confió a Jesús la Inocencia misma y a María, Virgen de las Vírgenes: Os suplico y os suplico por Jesús y María, por este doble depósito tan querido para vosotros; que sea preservado de toda inmundicia, puro de corazón y casto, para que pueda servir constantemente a Jesús y María con perfecta castidad.

Que así sea.

 

ORACION A SAN JOSÉ A LA FAMILIA

Glorioso San José, míranos postrados en tu presencia, con el corazón lleno de alegría porque nos contamos, aunque indignos, en el número de tus devotos.

Deseamos hoy, de manera especial, mostrarle la gratitud que llena nuestras almas por los favores y gracias que continuamente recibimos de Usted.

Ver  Oraciones a San Judas Tadeo

 

Gracias, querido San José, por los inmensos beneficios que nos has dado y que nos dispensas constantemente. Gracias por todo el bien que habéis recibido y por la satisfacción de este feliz día, pues soy el padre (o la madre) de esta familia que desea consagrarse a Vos de manera especial. Cuida, oh glorioso Patriarca, de todas nuestras necesidades y las responsabilidades de la familia.

 

Todo, absolutamente todo, te lo confiamos a Ti.

Animados por las muchas atenciones recibidas, y pensando en lo que dijo nuestra Madre Santa Teresa de Jesús, que siempre mientras vivió le obtuvisteis la gracia que en este día os suplicó, nos atrevemos a rezaros confiadamente, para transformar nuestros corazones en volcanes ardientes de verdadero amor.

Que todo lo que se acerque a ellos, o de alguna manera se relacione con ellos, permanezca inflamado por este inmenso ardor que es el Corazón Divino de Jesús.

Obtén para nosotros la inmensa gracia de vivir y morir de amor.

Danos pureza, humildad de corazón y castidad de cuerpo. Finalmente, Tú que conoces mejor que nosotros nuestras necesidades y responsabilidades, cuídalas y recíbelas bajo tu patrocinio.

Aumentar nuestro amor y devoción a la Santísima Virgen y llevarnos a través de ella a Jesús, para que podamos avanzar con seguridad por el camino que nos lleva a la feliz eternidad.

Amén.

 

Antigua Oración a San José que nunca Falla

 

Aquí está la oración, que para algunos “nunca ha fallado, siempre que la petición se refiera al beneficio espiritual propio o de aquellos por quienes se reza”:

Oh San José, cuya protección es tan grande, tan fuerte, tan solícita ante el trono de Dios, te encomiendo todos mis intereses y deseos.

Oh San José, ayúdame con tu poderosa intercesión y obtén para mí de tu divino Hijo todas las bendiciones espirituales por medio de Jesucristo, nuestro Señor, para que, al ser confiado a tu poder celestial, pueda ofrecer mi agradecimiento y mi homenaje a lo más padres amorosos.

Oh San José, no me canso de contemplarte a ti ya Jesús dormidos en tus brazos;

No me atrevo a acercarme mientras Él descansa junto a tu corazón. Sostenlo en mi nombre y besa a su jefe por mí, y pídele que me devuelva el beso cuando esté en mi lecho de muerte.

San José, patrón de las almas que están a punto de morir, ruega por mí.

Amén.

 

ORACIÓN A SAN JOSÉ

 

Oh, San José contigo, por tu intercesión.

…bendecimos al Señor.

Él te ha elegido entre todos los hombres

para ser el casto esposo de María

y el  padre adoptivo de Jesús.

Has estado observando una y otra vez,

con cariño

la Madre y el Niño

para asegurar sus vidas

y permitirles cumplir su misión.

El Hijo de Dios ha aceptado someterse a ti como padre,

durante su infancia y adolescencia

y recibir de ti las enseñanzas para su vida como hombre.

Ahora estás a su lado.

Sigues protegiendo a toda la Iglesia.

Recuerde que las familias, los jóvenes

y especialmente los necesitados;

a través de su intercesión aceptarán

la mirada maternal de María

y la mano de Jesús ayudándoles.

Amén

 

AVE, OH, JOSÉ

Salve o José hombre correcto,

El esposo virginal de María y padre davídico del Mesías;

Eres bendito entre los hombres,

y bendito es el Hijo de Dios que te fue confiado: Jesús.

San José, patrón de la Iglesia universal,

mantener a nuestras familias en paz y en gracia divina,

y nos ayudará en la hora de nuestra muerte.

Amén.

 

3 INVOCACIONES MUY EFECTIVAS A SAN JOSÉ.

 

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Oh San José, mi protector y abogado, recurro a ti, para que implores la gracia por la que me ves quejándome y suplicando ante ti.

Es cierto que las actuales penas y amarguras que siento son quizás el justo castigo por mis pecados.

Reconociéndome culpable, ¿tendré que perder la esperanza de ser ayudado por el Señor? “¡Ah! no -su gran devota Santa Teresa me responde- no, por supuesto que no, oh pobres pecadores.

Acudan a la intercesión efectiva del Patriarca San José en cualquier necesidad, por grave que ésta sea; acudan con verdadera fe a él y seguramente quedarán satisfechos en sus preguntas”.

Con tal confianza me presento ante usted e imploro misericordia y piedad. Oh, San José, ayúdame en mis tribulaciones, suple mi falta y, poderoso como eres, haz posible que, habiendo obtenido por tu piadosa intercesión la gracia que imploro, pueda volver a tu altar para rendirte el homenaje de mi gratitud.

Padre Nuestro; Ave María; Gloria al Padre.

No olvides, oh misericordioso San José, que nadie en el mundo, por muy grande que haya sido como pecadora, se ha vuelto a ti, decepcionado por la fe y la esperanza depositadas en ti.

¡Cuántas gracias y favores has obtenido para los afligidos! Enfermos, oprimidos, calumniados, traicionados, abandonados, recurriendo a su protección, se han cumplido.

No me permitas, oh gran santo, estar solo, entre muchos, estar sin tu comodidad.

Ver  Oración por nuestros hijos

Muéstrate bueno y generoso también conmigo, y yo, agradeciéndote, exaltaré en ti la bondad y la misericordia del Señor.

Padre Nuestro; Salve, oh María; Gloria al Padre

 

Oh, excelentísimo jefe de la Sagrada Familia de Nazaret, te adoro profundamente y te invoco de todo corazón.

A los afligidos, que os han rezado antes que yo, les habéis concedido consuelo y paz, gracias y favores.

Dígnate, pues, consolar también mi alma afligida, que no encuentra descanso en medio de la angustia de la que está oprimida.

Tú, oh sabio santo, ve en Dios todas mis necesidades, incluso antes de que te las exponga con mi oración. Por lo tanto, sabes muy bien cuán necesaria es la gracia que te pido.

Ningún corazón humano puede consolarme; por ti espero ser consolado: por ti, oh glorioso Santo. Si me concedéis la gracia que os pido con tanta insistencia, prometo difundir la devoción a vosotros.

¡Oh San José, consolador de los afligidos, ten piedad de mi dolor!

Padre Nuestro; Salve, oh María; Gloria al Padre

 

A TI, OH BENDITO JOSÉ

 

A ti, oh bendito José, recurrimos,

y confiados en que invocamos su patrocinio después del de su santísima novia.

Por ese sagrado vínculo de caridad, que te unió a la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios,

y por el amor paternal que le diste al niño Jesús, te lo pedimos,

con un ojo benigno la querida herencia, que Jesucristo adquirió con su sangre,

y con tu poder y ayuda vienes a nuestras necesidades.

Proteger, o guardián providencial de la Familia divina, la descendencia elegida de Jesucristo:

aleja de nosotros, oh amado Padre, los errores y vicios que calman al mundo;

asistencialmente propicio desde el cielo en esta lucha con el poder de las tinieblas, oh nuestro más fuerte protector;

y como una vez salvaste la vida amenazada del niño Jesús de la muerte,

así que ahora defiendes a la santa Iglesia de Dios de todos los peligros y todas las adversidades;

extender su patrocinio a todos y cada uno de nosotros, que con su ejemplo.

y a través de su ayuda, podemos vivir virtuosamente,

morir piadosamente y alcanzar la felicidad eterna en el cielo.

Que así sea.

 

7 PETICIONES A SAN JOSÉ

 

I. Amadísimo San José, por el honor que te ha concedido el Padre Eterno al elevarte para ocupar su lugar en la tierra junto a su Santísimo Hijo Jesús, convirtiéndote en su Padre adoptivo, obtén de Dios la gracia que te pido.

Gloria al Padre…. San José, Padre Adoptivo de Jesús, reza por mí.

 

II. Amadísimo San José, por el amor que te trajo Jesús, reconociéndote como un tierno padre y obedeciéndote como un respetuoso Hijo, implora a Dios la gracia que te pido.

Gloria al Padre….San José, Padre Adoptivo de Jesús, reza por mí.

 

III. Puro San José, por la gracia tan especial que recibisteis del Espíritu Santo al daros en matrimonio a su propia esposa, nuestra querida Madre, obtenedme de Dios la gracia que tanto deseo.

Gloria al Padre…. San José, Padre Adoptivo de Jesús, reza por mí.

IV. Tiernísimo San José, por el más puro amor con el que amaste a Jesús como tu Hijo y Dios, y a María como tu amada esposa, ruega al Dios altísimo que me conceda la gracia que te suplico.

Gloria al Padre…. San José, Padre Adoptivo de Jesús, reza por mí.

 

V. Dulcísimo San José, por la gran alegría que tu corazón sintió al conversar con Jesús y María y al prestarles tus servicios, ruega por mí al Dios más misericordioso la gracia que tanto deseo.

Gloria al Padre…. San José, Padre Adoptivo de Jesús, reza por mí.

 

VI. Afortunado San José, por el hermoso destino que tuviste que morir en los brazos de Jesús y María, y ser consolado en tu agonía por su presencia, obténme de Dios, por tu poderosa intercesión, la gracia que tanto necesito.

Gloria al Padre…. San José, Padre Adoptivo de Jesús, reza por mí.

 

VII. Gloriosísimo San José, por la reverencia que toda la Corte celestial tiene por ti como Padre Putativo de Jesús y Esposo de María, concede mis peticiones que te presento con fe viva, obteniéndome la gracia que tanto deseo.

Gloria al Padre…. San José, Padre Adoptivo de Jesús, reza por mí.

 

 

LAS SIETE PENAS Y LAS SIETE ALEGRÍAS DE SAN JOSÉ

 

PRIMERO “DOLOR Y ALEGRÍA”

Oh glorioso San José, por el dolor y la alegría que sentiste en el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios en el vientre de la Santísima Virgen María, obtén para nosotros la gracia de la confianza en Dios.

Padre Nuestro, Ave Maria, Gloria

 

SEGUNDO CON “PENA Y ALEGRÍA”

Oh glorioso San José, por el dolor que sentiste al ver nacer al Niño Jesús en tanta pobreza y por la alegría que sentiste al verlo adorado por los Ángeles, alcánzanos la gracia de acercarnos a la Sagrada Comunión con fe, humildad y amor.

Ver  Oración para Dominar a un Hombre

Padre Nuestro, Ave Maria, Gloria

 

 

TERCER “DOLOR Y ALEGRÍA”

Oh glorioso San José, por el dolor que sentiste al circuncidar al Divino Niño y por la alegría que sentiste al imponerle el nombre de “Jesús”, ordenado por el Ángel, Danos la gracia de quitar de nuestro corazón todo lo que le desagrada a Dios.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria

 

 

CUARTO “DOLOR Y ALEGRÍA”

Oh glorioso San José, por el dolor y la alegría que sentiste al escuchar la profecía del viejo y santo Simeón, que anunciaba por una parte la perdición y por otra la salvación de muchas almas, según su actitud hacia Jesús, que tenía al Niño en sus brazos, concédenos la gracia de meditar con amor los dolores de Jesús y los dolores de María.

Padre Nuestro, Ave Maria, Gloria

 

QUINTO “DOLOR Y ALEGRÍA”

Oh glorioso San José, por el dolor que sentiste en tu huida a Egipto y por la alegría que sentiste al tener el mismo Dios contigo siempre con su Madre, alcánzanos la gracia de cumplir todos nuestros deberes con fidelidad y amor.

Padre Nuestro, Ave Maria, Gloria

 

SEXTA “PENA Y ALEGRÍA”

Oh glorioso San José, por el dolor que sentiste cuando oíste que los perseguidores del Niño Jesús aún reinaban en la tierra de Judea, y por la alegría que sentiste cuando regresaste a tu hogar en Nazaret, en la tierra más segura de Galilea, obtén para nosotros la gracia de la uniformidad a la voluntad de Dios.

Padre Nuestro, Ave Maria, Gloria

 

 

SÉPTIMA “PENA Y ALEGRÍA”

Oh glorioso San José, por el dolor que sentiste por la pérdida del niño Jesús y por la alegría que sentiste al encontrarlo, concédenos la gracia de llevar una buena vida y de tener una santa muerte.

Padre Nuestro, Ave Maria, Gloria

 

ORACIÓN A SAN JOSÉ, GUARDIÁN DE JESÚS…

(Juan XXIII)

Oh San José, guardián de Jesús, casto esposo de María, que pasó su vida en el perfecto cumplimiento del deber, sosteniendo a la Sagrada Familia de Nazaret con la obra de tus manos, protege a los que, confiando en ti, se dirigen a ti!

Conoces sus aspiraciones, sus ansiedades, sus esperanzas, y se dirigen a ti, porque saben que encuentran en ti a quienes los entienden y los protegen.

También tú has experimentado la prueba, la fatiga, el cansancio; pero, aun en medio de las preocupaciones de la vida material, tu alma, llena de la más profunda paz, se regocijó en un gozo indecible con la intimidad con el Hijo de Dios, que te fue confiado, y con María, su dulcísima madre.

Que comprendan que no están solos en su trabajo, sino que sepan descubrir a Jesús a su lado, acogerlo con gracia y guardarlo fielmente, como tú lo has hecho.

Y procura que en cada familia, en cada taller, en cada taller, dondequiera que trabaje un cristiano, todo sea santificado en la caridad, en la paciencia, en la justicia, en la búsqueda de las buenas obras, para que los dones de la predilección celestial desciendan en abundancia.

Jesús y San José
Jesús y San José

ORACIÓN A SAN JOSÉ, ESPOSO DE MARÍA

 

San José, elegido por Dios para ser el más puro esposo de María

y el padre adoptivo de Jesús, intercede por nosotros que nos dirigimos a ti.

Tú que fuiste el fiel guardián de la Sagrada Familia, bendice y protege

nuestra familia y todas las familias cristianas.

Ustedes que han experimentado en la vida la prueba, la fatiga y el cansancio,

ayuda a todos los trabajadores y a todos los que sufren.

Tú que tuviste la gracia de morir en los brazos de Jesús y María,

asistir y consolar a todos los moribundos.

Tú, que eres el patrón de la Santa Iglesia, intercede por el Papa,

los obispos y todos los fieles dispersos por el mundo, especialmente para aquellos

que son oprimidos y sufren persecución por el nombre de Cristo.

 

 

 

EN SUS MANOS

 

En tus manos, oh José,

Abandono mis pobres manos;…a tus dedos que yo tejí, rezando, mis frágiles dedos.

Tú, que alimentaste al Señor con el trabajo diario, donar pan a cada posada y la paz que vale un tesoro.

Tú, protector celestial ayer, hoy y mañana,

lanzar un puente de amor para unir a los hermanos lejanos.

Y cuando, obediente a la invitación,

Te devolveré mi mano, abraza mi corazón arrepentido y llevarlo a Dios lentamente.

Entonces mis manos están vacías,

Están cansados y pesados, los mirará y dirá:

“Así son las manos de los santos”.

San José, con tu silencio hablas a nosotros los hombres con mucha charla;

con tu modestia eres superior a nosotros, los hombres de las mil maravillas;

Con su simplicidad usted entiende los más profundos y ocultos misterios;

con tu disimulo usted estuvo presente en los momentos decisivos de nuestra historia.

San José, reza por nosotros y ayúdanos a hacer nuestras tus virtudes.

Amén

 

 

 

Deja un comentario