Oraciones a San Judas Tadeo

Estas Oraciones a San Judas Tadeo son para los que sufren por diferentes razones y necesitan pedir su ayuda e interceda ante el Corazón de Jesús Misericordioso.

Dios ha concedido a San Judas Tadeo poderes extraordinarios de intervención en el Trono de Su Misericordia.

La experiencia de muchos siglos de devoción, durante los cuales innumerables milagros extraordinarios han descendido sobre toda la humanidad por la intervención de San Judas Tadeo, nos muestra cómo las oraciones a este gran santo son particularmente agradables al corazón del Jesús Misericordioso.

Miles de personas que sufren invocan su milagrosa intervención todos los días, y es especialmente en casos difíciles y críticos donde se experimenta su admirable ayuda.

Venid, sí, venid todos vosotros que sufrís toda clase de males, que estáis afligidos, desconsolados, desanimados, oprimidos, venid a los pies del gran consolador San Judas Tadeo; exponedle vuestras necesidades, poned toda vuestra fuerte e inquebrantable confianza en su poderoso auxilio, venced la desconfianza, la duda, la angustia y sobre todo no os abandonéis a la desesperación: ¡estáis en los brazos de un gran Santo!

Por lo tanto, debes estar seguro de que te consolará y te concederá.

A esta confianza, añade la constancia en la oración, aunque todo te parezca imposible de obtener; San Judas Tadeo, recuerda esto, trabaja de manera misteriosa, utiliza medios de audición y de consuelo que nosotros, pequeñas criaturas, ni siquiera pensamos.

La confianza en el poder de este Patrón excepcional, acompañada de una oración perseverante, serán los canales a través de los cuales el Sagrado Corazón de Jesús hará descender su Divina Gracia sobre los sufrimientos de nosotros, a menudo distraídos y pecadores.

Carta católica de San Judas Tadeo

Profundamente afligido por las herejías de los Nicolaeos, Simonianos y Ceremonianos que ya serpenteaban dentro de la naciente Iglesia de Cristo, escribió una Carta Apostólica contra los errores de estos niños impíos e ingratos que fomentaban la discordia, la inquietud moral y material y sólo eran dignos de las más profundas tinieblas eternas.

Esta carta, juzgada por la Iglesia como “llena del poder y la gracia del cielo”, se considera de inspiración divina y por lo tanto está incluida en el número de las Sagradas Escrituras del Nuevo Testamento.

Aunque breve, es incluso un documento cargado de gran espiritualidad y de enseñanzas tan profundas que uno queda inmediatamente cautivado por su contenido; cada frase de esta carta, cada expresión, cada palabra es una advertencia, una ley del amor divino, una invitación a seguir ciegamente los caminos del Señor.

Las enseñanzas de esta carta son tan sublimes que son muchos los cristianos que, creyéndola de memoria, la convierten en un instrumento de acción evangélica; en todas las crisis que han turbado a la humanidad a lo largo de los siglos, las palabras de esta carta han demostrado ser relevantes en cada contingencia y la propia humanidad ha sacado de ella las razones para ir hacia Dios siempre y en cada acontecimiento.

La figura de San Judas, autor de una gran obra maestra de la literatura evangélica, se erige suavemente sobre las conciencias de la humanidad y, con su firmeza y sabiduría, señala a los hombres y mujeres de la tierra el camino que conduce -sólo- a Dios.
* * *

Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Santiago, para aquellos que son amados por Dios Padre y preservados y llamados en Jesucristo.

Que la misericordia, la paz y la caridad se os multipliquen.

Oraciones a San Judas Tadeo
Oraciones a San Judas Tadeo

Falsas doctrinas y falsos doctores

Queridos amigos, deseoso de escribiros con toda solicitud sobre vuestra salud común, me he visto en la necesidad de escribiros para exhortaros a luchar vigorosamente por la fe, que ha sido dada de una vez por todas a los Santos.

Porque entre nosotros se han entrometido ciertos hombres impíos (cuya condenación hace tiempo que está escrita), que cambian la gracia de nuestro Dios en lujuria, y niegan al único Gobernante y Señor Jesucristo.

Ahora quisiera recordaros, aunque ya sabéis todas estas cosas, que Jesucristo, cuando libró al pueblo de la tierra de Egipto, exterminó a los que no creían; y que los ángeles, que no conocían su dignidad, pero abandonaron su morada, los reservaron para el juicio del gran día, en la oscuridad, atados con cadenas eternas.

Así también Sodoma y Gomorra, y las ciudades de alrededor, culpables del mismo modo de fornicación y vicios más allá de la naturaleza, permanecen para nosotros, sufriendo el dolor del fuego eterno.

De la misma manera también contaminan su propia carne, desprecian la autoridad, blasfeman de la majestad. Cuando el Arcángel Miguel se peleó con el diablo por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a pronunciar una maldición, sino que dijo:

“El Señor te reprime”.

Pero blasfeman de todo lo que no conocen; y todas esas cosas, que como los animales mudos saben naturalmente, son las que los llevan a la perdición. Ay de ellos, porque ya han tomado el camino de Caín, y por sed de ganancias se han lanzado al error de Balaam, y han perecido en la rebelión de Core.

Estos son matorrales en sus agapes, parados juntos en la mesa: sin respeto, pastando ellos mismos, nubes sin agua, llevadas aquí y allá por los vientos, árboles (el otoño, sin frutos, dos veces muertos, desarraigados, furiosas olas del mar, espumando sus propias turbiedades, estrellas errantes, a las que la más profunda oscuridad se conserva para siempre.

De éstos profetizó Enoc, el séptimo (patriarca) de Adán, diciendo:

“He aquí que el Señor viene con los miles de sus santos a hacer juicio contra todos, a pedir cuentas a todos los impíos de todas las cosas impías que han cometido, y de toda la arrogancia que estos pecadores impíos han hablado contra él”.

Ver  Oración a San Cipriano contra la adversidad

Estos son susurradores quejumbrosos que viven de acuerdo a sus apetitos, y sus bocas hablan de cosas magníficas, y si alaban a alguien es por los propósitos en cuestión.

Cuida de ti mismo para salvar a los demás.

Pero ustedes, queridos míos, recuerden lo que les predijeron los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, quienes les dijeron que vendrían burladores en los últimos tiempos, quienes vivirán según sus instintos en la maldad.

Estos son los que generan divisiones, animales, desprovistos de espíritu.

Pero ustedes, amados míos, apoyándose en su santísima fe y orando en virtud del Espíritu Santo, manténganse en el amor de Dios, esperando que la misericordia de nuestro Señor Jesucristo les dé la vida eterna.

Mientras tanto, corrija a algunos, después de haberlos convencido; otros salvaron, arrebatándoselos al cocinero; de otros, la compasión se mezcla con el miedo, ¡odiando incluso la ropa manchada de carne!

¡A nuestro Dios, gloria!

Al que es poderoso para mantenerte sin pecado y hacerte aparecer inmaculado, ante su gloria en exaltación, en la venida de Nuestro Señor Jesucristo, solo a Dios, Nuestro Salvador por Jesucristo nuestro Señor, sea gloria, majestad; señorío y poder antes de todos los siglos y ahora durante todos los siglos de siglos.

Amén.

Oración a San Judas Tadeo (que se recitará todos los días ante la imagen del Santo)

Aquí estamos, ante ti, glorioso Apóstol San Judas para ofrecerte el homenaje de nuestra devoción y nuestro amor. Con amor haces que quienes te invocan sientan tu poderosa ayuda y patrocinio, y cómo la confianza depositada en la bondad de tu corazón no es en vano.

Precisamente por eso les ofrecemos el homenaje de nuestra devoción, conscientes de los favores ya recibidos y llenos de gratitud por la asistencia brindada.

Pero al mismo tiempo, nos sentimos obligados a rogarle que nunca deje de brindar ayuda y protección.

Tú que estabas ligado por lazos de parentesco y por un amor muy particular al Divino Redentor Jesús, fuente de todo Bien, obtén para nosotros las gracias que necesitamos para llevar una vida santa, e impetranos incluso aquellas bendiciones que son signo de la complacencia divina.

Dios bendiga, por tu intercesión, oh querido Santo Apóstol, a los fieles que te honran y promueven tu culto, a los que, motivados por tu ejemplo, trabajan por la gloria y el bien de las almas; que los que te recen, y entre ellos yo también, sientan en su corazón que están siendo escuchados:

y que la Gracia Divina descienda para corroborar la debilidad de todos, para que amando y sirviendo a la majestad infinita y a la bondad divina se nos conceda la corona y el gozo de siervos fieles.

Amén.
Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Novena perpetua en honor a San Judas Tadeo (para ser recitada en los casos difíciles de la vida)

¡San Judas, glorioso Apóstol, fiel servidor y amigo de Jesús!

La Iglesia te honra y te invoca universalmente como el santo patrón de los necesitados.

Rezad por mí, que soy tan desgraciado, para que ese privilegio especial que se os concede venga rápidamente a ayudar donde es más urgente.

Venid en mi ayuda en esta gran necesidad para que pueda recibir el consuelo y la protección del Cielo en todas mis tribulaciones y sufrimientos, en particular (aquí haced vuestra pregunta), y para que bendiga a Dios con vosotros y con todos los elegidos por toda la eternidad.

Te prometo, oh bendito San Judas, estar siempre agradecido por este gran favor, y nunca dejaré de honrarte como mi especial y poderoso Patrón y hacer todo lo que esté en mi mano para fomentar la devoción hacia ti.

Amén.

San Judas, reza por nosotros y por todos aquellos que piden tu ayuda. ¡San Judas, ayuda a los desesperados, ayúdame en mi aflicción! Reza por nosotros, para que se nos conceda ser admitidos en la compañía de los benditos, para disfrutar eternamente en la presencia de Dios.

Amén.

¡Bendito Apóstol, te invocamos con confianza! Reza por nosotros, para que antes de morir podamos expiar todos nuestros pecados con un arrepentimiento sincero y con la recepción digna de los Santos Sacramentos.

 

Oracion a San Judas Tadeo para todas las edades

Glorioso Apóstol, San Judas Tadeo, que trajo la fe verdadera a las naciones más distantes, que ganó a muchos pueblos a la obediencia de Jesucristo con el poder de tu santa palabra, concédeme, te lo ruego, que desde este día renuncio a todo pecado, que está protegido de todos los malos pensamientos y siempre puede obtener tu protección, particularmente en todo peligro y dificultad, y que puede llegar a la Patria celestial con seguridad, para adorar contigo a la Santísima Trinidad, al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,

. Amén.

Novena en honor a San Judas Tadeo (en preparación a la fiesta del Santo, 28 de octubre)

Oh Dios, ven y sálvame. Señor, date prisa en ayudarme. Gloria al Credo del Padre

Primer día. Oh glorioso San Judas Tadeo, que con tu predicación estableció, propagó y extendió la Iglesia formada con la más preciosa Sangre del Señor en todo el mundo, obtén también para nosotros ser fieles a las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia y defenderla con sabiduría. de tu divina doctrina. Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Segundo día. Oh imagen viva de pureza angelical, san Judas Tadeo, que, llamado por el Señor al apostolado, llevó por todas partes el perfume de tu virtud, implora a todos la gracia de la conversión. Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Tercer día. Oh prodigio de humildad y fidelidad, San Judas Tadeo, que supo vencer con tu ejemplo el orgullo dominante del mundo e infundir en tu fiel humildad y valentía apostólica, implora a todos la gracia de apartar nuestro corazón de los bienes y de los intereses de la tierra, para consagrarlo todo a Jesús Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Cuarto día. Desde el cielo, donde vives junto a Jesús, san Judas Tadeo, vuelve tu mirada benigna hacia nosotros tus devotos, que con humilde confianza imploran tu poderosa intercesión ante Dios, nuestras necesidades son grandes, pero tus méritos son mayores. En ti ponemos nuestra esperanza, seguros de tu intercesión. Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Quinto día. Oh ferviente Apóstol San Judas Tadeo, que con predicación y milagros propagó con tanta fuerza por doquier la gloria de Dios, el Reino de Cristo y su Evangelio, afrontando tantos peligros hasta el martirio, obtén también para nosotros la sincera conversión de nuestra alma a ser tus imitadores en la defensa y difusión de la verdad evangélica Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Ver  Oración al Espíritu Santo

Sexto día. Oh apóstol infatigable, San Judas Tadeo, tu vida fiel y perseverante es un recordatorio constante para nuestro corazón; tu paciencia en las pruebas y en las adversidades más severas se opone a toda nuestra inconstancia e intolerancia. Consíguenos que, entre todas las adversidades, el Señor es nuestra esperanza y el único objeto de nuestro amor. Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Séptimo día. Evangelizador enviado por Jesús, san Judas Tadeo, que pasó por esta tierra haciendo el bien, devolviendo la serenidad a los afligidos, la salud a los enfermos, la conversión a los pecadores más obstinados, renueva en nosotros las maravillas de tu poder, transforma nuestro corazón dominado por tantas pasiones y danos un corazón similar al tuyo: humilde, confiado, ferviente y manso. Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Octavo día. Hombre de corazón abierto a los que te invocan, San Judas Tadeo, que tuvo una gran fe para señalar a todos en tu Carta, obtén para nosotros la gracia de tener siempre viva la confianza en la protección del Señor. Concédenos que podamos vivir con la serena confianza de obtener la ayuda necesaria del cielo para todas nuestras dificultades diarias. Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

Noveno dia. Gran protector de la Iglesia, San Judas Tadeo, que con tu martirio mereciste la palma de la victoria y, unido al Señor en los Cielos, prodigaste abundantes gracias a tus devotos, obtén también a nosotros, que con mucha esperanza te invocamos, la gracia. que tanto necesitamos; seguro de obtenerlo, por tu intercesión, de los méritos de nuestro Señor Jesucristo.

Padre Nuestro – Ave María – Gloria al Padre

San Judas Tadeo, poderoso en casos desesperados;

OREMOS

Oh Dios, cuya bondad y misericordia no tienen límites, escucha atentamente las oraciones de tus hijos y haz que todos aquellos que te honran devotamente en tu apóstol San Judas Tadeo, por la eficacia de sus méritos, obtengan que sus oraciones sean contestadas. .

Por Cristo nuestro Señor.

Amén

Novena en honor a San Judas Tadeo (en preparación a la fiesta del Santo, 28 de octubre)

Glorioso San Judas, por tu fe trabajadora obtén para mí, en estos tiempos difíciles, firmeza en la fe.

Padre Nuestro, Ave, Gloria.

 

Apóstol Misericordioso San Judas, muchas son nuestras necesidades, nuestras debilidades de espíritu y de cuerpo, ayúdanos a esperar todo en los méritos infinitos del Divino Salvador Jesús

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

¡Oh celoso Apóstol, cuán grande es tu amor por Dios! Haz que amemos a Dios sobre todo también.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Oh infatigable San Judas, la fe y la caridad no tendrían ningún valor si las buenas obras no les corresponden. Disponga que en su imitación, seamos cristianos no solo de nombre, sino también de nuestras obras.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Oh amigo de Cristo, ¿qué podemos hacer sin la ayuda de Dios? Ayúdanos a vivir unidos a Él con el espíritu de oración y con la frecuencia de los Santísimos Sacramentos.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Oh maestro de la verdad, puesto que experimentamos nuestra debilidad ante las tentaciones, no permitas que nuestra fe y la coherencia de nuestra vida cristiana fallen.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Oh glorioso mártir de nuestra fe, consigue que seamos miembros vivos de la Santa Iglesia Católica, en comunión con el Santo Padre, nuestro Papa ..

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Consolador de los afligidos, haznos con tu ejemplo y con tu intercesión, misericordiosos y solícitos con el prójimo. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

 

Oh glorioso intercesor, protector en causas difíciles y desesperadas, nos dirigimos a ti para obtener las gracias que necesitamos, para que Dios sea glorificado para siempre.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Triduo corto

1) Fiel Apóstol de Jesucristo, glorioso San Judas, postrado a tus pies te adoro con amor de hijo y te ruego que obtengas del Señor el perdón de todos mis pecados, que detesto con toda mi alma, y al mismo tiempo la gracia especial… que necesito. Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

2) Espléndida luz de la Iglesia de Jesucristo, amado San Judas, tú que la construiste con tu sabiduría y santidad, alcánzame el aumento de todas las virtudes y la gracia especial que te pido… Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

3) Testigo y modelo de la fe, admirable San Judas, desde lo alto del trono que merecisteis con el apostolado y el martirio, concededme, como prenda de vuestro patrocinio en la vida y en la muerte, la súplica que os dirijo en la presente necesidad…Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Rosario dedicado en honor a San Judas Tadeo.

San Judas es llamado prodigioso porque a través de él se obtienen grandes gracias en casos desesperados, siempre que lo que se pide contribuya a la mayor gloria de Dios y se ajuste a su voluntad.

Oh Dios, ven a salvarme. Acto de dolor.

Gloria al Padre y..: Santos Apóstoles, intercedan por nosotros (tres veces) Luego se dirá diez veces: San Judas Tadeo, ayúdame en esta necesidad Gloria al Padre y en lugar del Pater noster: Santos Apóstoles, intercedan por nosotros (por los cinco misterios del Rosario). Termina con un Credo, un Salve Regina y lo siguiente:

Oración

Dios, que a través de tu Santo Apóstol Judas Tadeo nos dio a conocer tu nombre, celebremos su gloria eterna con fruto y provecho para nuestras vidas. A través de Cristo nuestro Señor.

Amén

Laude a San Judas Tadeo

Señor, ten piedad de nosotros

Jesucristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Jesucristo, escúchanos.

Oh Dios Padre, que estás en los cielos, ten piedad de nosotros.

Oh Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.

Oh Espíritu Santo Dios, ten piedad de nosotros.

Oh Santísima Trinidad, ten piedad de nosotros.

San Judas Tadeo, tú que has sido elevado por Jesucristo a la dignidad del ministerio apostólico, ruega por nosotros

San Judas Tadeo, que en la Última Cena recibió la Santísima Eucaristía con gran adoración de manos de tu amado Maestro Jesucristo, ruega por nosotros

San Judas Tadeo, tú que después de haber llorado amargamente la muerte de Jesús, lo viste ascender a la gloria del cielo, ruega por nosotros

San Judas Tadeo, que el día de Pentecostés, junto con los demás Apóstoles, recibió el don del Espíritu Santo ruega por nosotros

San Judas Tadeo, tú que después de la Ascensión de Cristo evangelizó las naciones de Persia ruega por nosotros

San Judas Tadeo, tú que con tu doctrina has convertido a innumerables paganos a la fe cristiana, ruega por nosotros.

Ver  Oración Por Los Enfermos

San Judas Tadeo, tú que en virtud del Espíritu Santo has obrado tantos milagros, ruega por nosotros

San Judas, que despreciando las amenazas predicaste la verdadera fe, ruega por nosotros

San Judas Tadeo, que confiesas el nombre de Cristo, y consumaste después de tu martirio bajo los golpes de un palo, ruega por nosotros

San Judas Tadeo, para que seamos tus devotos, ruega por nosotros, para que Dios por tus méritos se digne convertir a los que están lejos a la verdadera fe – Oremos- escúchanos Para

que te dignes crecer en nosotros las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad – por favor, escúchanos Para

que seas digno de apoyarnos en todas las tentaciones – por favor, escúchanos Para

que seas digno de proteger a todos tus devotos – por favor, escúchanos Para

que antes de la muerte podamos recibir dignamente las SS. Sacramentos – te rogamos, escúchanos

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo – perdónanos, Señor

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo – escúchanos, Señor

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo – ten piedad de nosotros ,

Oh Señor

Ruega por nosotros, San Judas Tadeo, porque somos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Rezamos

Oh Dios, cuya bondad y misericordia no tienen límites, escucha con benevolencia las oraciones de tus hijos y concede que todos aquellos que te honran devotamente en tu Apóstol San Judas Tadeo, por la eficacia de sus méritos, puedan tener sus oraciones contestadas. A través de Cristo nuestro Señor.

Amén

Oración

Oh Dios, cuya bondad y clemencia no puede fallar, inclina gentilmente tus oídos a las oraciones de tus siervos, y concede que todos aquellos que te veneran reverentemente a través de tu Apóstol San Judas Tadeo, por los efectivos méritos de él, puedan obtener sus preguntas por los méritos de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

V. Bendito sea el Señor.

A. Démosle Siempre las gracias

V. Que las almas de los muertos por la Divina Misericordia descansen en paz.

R. Amén.

V. Que la ayuda divina esté siempre con nosotros.

R. Amén.

Oración a San Judas Tadeo (para obtener alguna gracia)

Oh glorioso Apóstol San Judas Tadeo, verdadero pariente de Jesús y María según la carne, me dirijo a ti, que conoces bien tu gran dignidad y poder sobre el Divino Corazón de Jesús. A través de este Corazón Divino alabo y bendigo a Dios por todas las gracias con las que te ha llenado. Humildemente postrado ante ti, te ruego con todo el fervor de mi espíritu que vuelvas tu lastimosa mirada hacia mí. ¡Oh! Recibe mis pobres oraciones y no dejes que la confianza depositada en ti se vea defraudada.

El Señor le ha concedido el privilegio de ayudar a la humanidad en sus casos más desesperados.

¡Oh! Ven a mi rescate, para que pueda exaltar las misericordias de Dios.

Prometo estarle agradecido toda mi vida y ser siempre su devoto, hasta que venga, como espero, a darle las gracias por toda la eternidad allá arriba en el cielo.

Amén.

 

Oraciones A San Judas Tadeo

 

Oración

Que te complazca, Señor, visitar nuestra morada y alejar todos los peligros del enemigo; que tus santos ángeles, que nos mantienen en paz, dejen su morada; y que tu bendición descanse siempre sobre nosotros. A través de Jesucristo nuestro Señor.

Amén.

Oración diaria de Santa Gertrudis

¡Oh misericordioso Apóstol, Mártir de Jesucristo, San Tadeo! Recuerda el gozo más dulce que sintió tu corazón cuando Cristo, tu amado Maestro, te enseñó a ti y a tus otros Apóstoles la oración del Padre Nuestro: por esta dulzura te ruego que intercedas para que yo sirva fielmente con la mayor perseverancia, hasta el fin de mi vida, mi Divino Maestro.

Amén.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria

 

Oración de un hombre enfermo

Oh, querido San Judas Tadeo, que con tus manos has curado tantas enfermedades del alma y del cuerpo por la virtud divina, ayúdame en esta enfermedad mía y obtenme de Dios que, si tal es su voluntad, me quitará benignamente esta enfermedad, para que pueda servirle y alabarle más aquí abajo.

Amén.

Oración a San Judas Tadeo para pedir ayuda y asistencia a los necesitados

Oh, San Judas Tadeo, mi santo patrono y abogado, te ruego que me ayudes en esta necesidad y sobre todo que obtengas de Dios el perdón de mis pecados, para lo cual debo cumplir estas sentencias temporales. Y luego pedir a Dios que me libere de la presente tribulación y angustia, siempre que no sea contraria a mi salud eterna.

Te encomiendo, oh San Tadeo, que vigiles mi cuerpo y mi alma, para que la malicia y la violencia del diablo no me dañen, y para que la cruz y la oposición no me alejen de Dios, sino que me ayuden un día a alcanzar la felicidad eterna del cielo.

Amén.

Oración a San Judas Tadeo para quitar la tentación

Jesús le dijo a Santa Brígida: “Tadeo ha vencido al diablo con su pureza de corazón” (Revel. Extra V. cap. 34).

¡Oh, dulce Jesús! Por el amor con que mantuviste puro y casto el corazón de tu Apóstol Tadeo y honraste los dones apostólicos para hacer de él una morada digna de Ti, libérame, por sus méritos y su intercesión, de esta tentación. Amén.

Oración a San Judas Tadeo para Un Milagro

Oh San Judas Tadeo, Apóstol de Jesús, te saludo en su corazón y a través de él alabo y doy gracias a Dios por todos los favores que te ha concedido.

Humildemente postrado ante ti, ruego al Corazón de Jesús que vuelva una mirada de compasión sobre mí y no rechace mi pobre oración, para que mi confianza no sea en vano.

Dios te dio el poder de ayudar a los necesitados con tu poderosa intercesión. Venid, pues, en mi ayuda para que pueda alabar la misericordia de Dios.

Durante toda mi vida seré su ferviente y agradecido devoto, hasta que pueda venir a alabarle en el Cielo.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria, Credo.

Oración en la enfermedad y la dolencia

Oh misericordioso Apóstol del Señor, que seas un benéfico portador de salud, haciendo milagros para el alivio de los enfermos y los pobres que languidecen, me dirijo a ti con gran confianza en mi enfermedad (…o: en la enfermedad en la que languidece mi amado…) para tener, por la gracia del Señor, liberación, prosperidad y salud. Agradecido por el favor que espero obtener por su intercesión, prometo usar todos los días de mi vida más fielmente para merecer del Señor la recompensa de sus buenos y fieles servidores.

Deja un comentario